lunes, 30 de abril de 2012

Cinco de refranes




No está



hecha



la miel



para la boca



del asno.



(Subimos la otra tarde al Ubrique el Alto, detrás de la Cruz del Tajo.



Un lugar bello y "dulce como la miel".
Íbamos buscando unas colmenas que en tiempos allí había.
Siempre hubo colmenas por los alrededores de Ubrique.
Las queríamos para ilustrar el refrán.



Encontramos el enclave pero de las colmenas sólo quedaban... 



los restos...



diseminados por el lugar. Pero ¿dónde está el resto de las maderas?
Había cinco o seis colmenas que recordemos.



Alguien las ha ido usando como combustible.



"Aquí se cuece algo feo".

¿Por qué han destruido las colmenas? ¿Perdieron su rentabilidad?



Por lo visto las han sustituido por otro invento más "rentable".
Han"adornado" el idílico lugar con un tenderete. Un chamizo...



para usarlo como perrera. "Precioso").
Nada, lo dicho:

"No está hecha la miel para la boca del asno".





.

sábado, 28 de abril de 2012

La Guardería.

Cuando pasamos por la "Guardería" nos vienen recuerdos de cuando se construyó,
allí en Herrera Oria, junto al C.L.A.(colegio libre adoptado: el Insti).
Aquellas tuberías de plomo soldadas "a martillazos" que aparecieron al hacer los cimientos,
supuestamente romanas, siguen expuestas en las vitrinas del colegio Reina Sofía.



La palabra guardería ha quedado obsoleta. Ya se emplean otras terminologías,
pero en los años 70, la palabra "guarde" tenía más caché que la palabra "Miga"
( en lenguaje del pueblo y que significaba "Escuela Amiga").



Con un estilo moderno y un buen equipo profesional, la Escuela infantil
va preparando a quienes en un futuro no muy lejano tomarán las riendas
de la sociedad. Desde aquí les deseamos lo mejor.



Ya nos vamos. Seguimos con nuestro paseo. Pero... ¡Un momento!
¿Dónde está el grupito de niños y niñas que estaba siempre encima de ese poyete?
Unos niños  que de tan formalitos, parecían estatuas, siempre quietecitos.
¿Se habrán marchado haciendo "rabona"? ¡Vamos a buscarlos!



¡Hemos dado con ellos! Estaban escondidos a las afueras de Ubrique. Alguien los encontró
primero y al parecer los han castigado por escaparse de su sitio.



Desde luego llegaron lejos, hasta el antiguo matadero que está junto a la "Pasá Portugués".
Donde está el "PIG IN THE WIND" del refrán  (pinchar). 

Pero una cosa es "ponerlos a pensar" como se le llama ahora "¡al rincón!" de toda la vida,



y otra cosa es lo que le han hecho a estos pobrecitos.
Creo que se han pasado con el castigo por hacer "rabona".


.

jueves, 26 de abril de 2012

Las míticas encinas de La Manga.

Las perennes y "contaditas con los dedos de la mano" encinas de nuestra sierra, 
tienen tantos lustros que en su memoria vegetal sólo les queda...



el "borroso recuerdo" del paso de otros tiempos.
 Aquellas épocas en que a todas luces, resultaron menos abrasivas para ellas.



Maravillosos árboles que pueden adoptar formas caprichosas. Su apariencia es robusta,
pero son muy vulnerables a la acción del ser humano,



sobre todo al fuego. Por eso nos llamó la atención el otro dia, ver la entrada de un blog
en el que cuentan, de una forma amena, cosas de nuestra Sierra.



Nos referimos al "Cuaderno de Campo Payoyo", donde mostraba el desastre que 
supuso el incendio que hubo en la Manga en Julio de 2006, del cual fuimos testigos.
Y refiriéndose en particular a esta "pobre" y el aspecto que tomó después del
trágico ¿accidente o descuido imperdonable?


El tiempo y las inclemencias están reduciendo a polvo el recuerdo de aquel revés.



No pudimos ver ninguna que se pudiera parecer a la "Encina muerta de La Manga",
pero creemos que este tronco deshecho y mutilado al pie del camino, es su "fantasma".



 La entrada a La Manga de Villaluenga quedó como una obra pictórica de título:
"Naturaleza Muerta"; 
y que avisa a los seres humanos de la fragilidad del ecosistema.
Es admirable el tesón de la Madre, reflejado en esta "herida grave";
haciendo que se niegue sobremanera a desaparecer del todo.

(Desde "Ubrique en Verde", queremos agradecer a José Luis -Selu- autor del blog
"Cuaderno de campo Payoyo", el haber inspirado esta entrada y 
cedernos una de sus fotografías) 

¡Antes de que caigan los últimos árboles de la Tierra, 
ya habremos desaparecido de su faz!

(Manuel Cabello Izquierdo)



.

martes, 24 de abril de 2012

Colección una

Ya hace "algún tiempo", desde que comenzó la andadura de "Ubrique en Verde" 
(hoy cumple un mes y diez días) que queriamos recordar algún que 
otro juego de los antiguos pero no sabiamos como.
Al mismo tiempo teníamos una serie de fotografías que "¿a ver cómo las colocamos?"
Este juego de la comba con su vaivén y la del centro saltando, lo recordamos con nostalgia.
También fuimos de los que saltábamos y a la vez cantábamos aquello de
 "COLECCIÓN UNA, COLECCIÓN DOS..."
 Así sucesivamente hasta que perdíamos. Este juego nos viene como anillo al dedo
para exponer dichas fotos. 
Así que sin más...
COLECCIÓN UNA.


¡UNA ABSURDA COLECCIÓN DE PIEDRAS PINTADAS!



Por lo visto se están quedando sin paredes en el pueblo para expresar gráficamente,
  "los artistas", sus deseos; los más sublimes y los más perversos,



y se nos están yendo a la sierra a "manifestar sus inquietudes".



 A dar color a las piedras, como a ésta que está en el Rano.
Por lo visto el color gris de la roca caliza oxidada y con millones de años
de inalterable vida, es un color aburrido.



 Decorarlas de azul, el más preferido, o plasmarlas en rojo y negro
cual artista postmoderno, 



 los hace sentirse tan importantes que incluso firman sus obras como
hiciera Rafael en el Renacimiento.



Su "ingenio" y su "gracia", va plagando de "obras de arte" el entorno cercano
como auténticos decoradores de exterior.



La riqueza pictórica prospera con rigor y dedicación, dando colorido
al "aburrido parque natural".



 Firmando cada uno de los "trabajos", que en estos casos han quedado
expuestos en el mirador de el Ubrique el Alto, en la ruta de los Miradores.



Ni una sola "piedra lienzo" se ha librado de "la maestría con la que manejan el pincel".
Estos "artistas" del tres al cuarto son ignorantes del daño que están haciendo.



Menos mal que las "obras de arte" terminan, por ahora,  a las puertas de la sierra
porque si no, el desastre sería mayúsculo.
Una conclusión: "La ignorancia es muy atrevida".
 Pero, un momento, más arriba hay un montón de...



piedras señaladas con franjas blancas y verdes, por el camino hacia "l´aljibe".



Igualitas que la que hay en la "puerta de la Era del Ubrique el Alto".



La misma que "decora" el...



"supositorio" de entrada del callejón de Janeiro. 
El que da acceso a la...



Plaza de la Verdura, lugar de partida de numerosas aventuras por la Sierra de Ubrique.
Al parecer al autor de las marcas blanca y verde, le ocurre como al niño del cuento,
que tenía que ir dejando piedrecitas por el camino para no perderse a la vuelta.
¡Más vale que hubiera dejado migas de pan!



.

lunes, 23 de abril de 2012

Rallie de Ubrique a Benaocaz

El sábado por la tarde, siempre de moda en primavera desde los años 70, 
se celebró la enésima carrera de coches de Ubrique a Benaocaz, 
válida para el campeonato de España y a nivel europeo.
Nos alegramos por la afición de las personas que de todas partes, asistieron al evento.



A nosotros, sin embargo nos sobrecoge tanto la velocidad como el ruido que hacen
los "coches fantásticos". Así que decidimos ver la carrera desde un lugar donde
"no nos cogieran"...


así que nos fuimos por encima del pueblo pero debajo del Tajo.



Debajo de la Cruz del Tajo pero ésta no, ésta es la falsa que también podemos ver allí.
(Una gracia de alguno)






La vista era excelente, el marco encantador y tirando del zoom...



pudimos ver la salida de los coches que en menos que canta un gallo...



pasaban por la curva de las Pitas pitando
(mejor dicho volando porque a la mayoría ni los pudimos fotografiar).



Encaraban la recta de la gasolinera.



Y rugían a su paso por el mirador de las Cumbres de Ubrique, en la ruta de los Miradores.
El ruido, de todas formas era impresionante. Retumbaba por toda la sierra.



Tanto que podían hasta caerse las piedras en tenguerengue que 
salpican la pared del "impresionante" Tajo; dicho en una palabra.



Iban terminando las mangas. Mientras el público descansaba.



El helicóptero de la carrera daba vueltas...



Seguramente el piloto quedó asombrado de las extraordinarias vistas de Ubrique y
del gran problema de aparcamiento que tenemos, pues hemos de usar para ello
hasta una pista de deportes.



Al rato, los coches volvían en fila...



al punto de partida para comenzar otra manga.



La emoción continuaba de nuevo.



Fue una hermosa tarde para celebrar la fiesta del motor de nuestro pueblo.
Nos decíamos: 
"¡Somos los únicos ubriqueños que estamos viendo las carreras desde esta parte!"



¡Pero estábamos equivocados!


.